Apostolado de la Nueva Evangelización

Página para los Amigos del ANE

 

El Apostolado de la Nueva Evangelización (ANE) es un movimiento apostólico de laicos, comprometidos con Jesucristo y con la Iglesia Católica, que respondiendo al llamado que hiciera con insistencia el Papa Juan Pablo II, y que continúa haciendo su sucesor, Benedicto XVI, decide asumir la responsabilidad de trabajar, con esfuerzo y creatividad, en la Nueva Evangelización del mundo; a fin de promover el Reino de Dios ya desde ahora, en esta tierra.

 

Entendemos que el Reino de Dios se instaurará sólo en la medida en que el Amor y la Misericordia sean los principales parámetros para guiar la conducta de los seres humanos, por ello dedicamos la mayoría de nuestros esfuerzos a brindar y a promover el Amor y la Misericordia entre los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

 

Con la lucidez extraordinaria que le caracteriza, Benedicto XVI escribía en su primera Carta Encíclica, hace casi siete años: “« Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él » (1Jn 4,16). Estas palabras de la Primera carta de Juan expresan con claridad meridiana el corazón de la fe cristiana: la imagen cristiana de Dios y también la consiguiente imagen del hombre y de su camino. Además, en este mismo versículo, Juan nos ofrece, por así decir, una formulación sintética de la existencia cristiana: «Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él».

Hemos creído en el amor de Dios: así puede expresar el cristiano la opción fundamental de su vida. No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva.” (Deus Caritas Est, N° 1. Benedicto XVI, Roma, 25 de diciembre de 2005).

Para promover el encuentro de las personas con Dios, especialmente el de aquellas que más lo necesitan, trabajamos en las cárceles, los hospitales, asilos, orfanatos, y en los casi 30 Centros de Asistencia Social del Apostolado de la Nueva Evangelización (CASANE), donde damos de comer unas 6 mil raciones semanales a personas indigentes, especialmente niños y ancianos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde el punto de vista legal, el ANE es una Asociación Privada de Fieles, con personería jurídica eclesiástica (establecida y reconocida mediante Decreto Arzobispal Nº 118/99, emitido el 1° de Mayo de 1999 en Cochabamba, Bolivia, de acuerdo con lo estipulado en el Código de Derecho Canónico, según los cánones 298-311 y 321-326), pero también cuenta en México con una Asociación Civil sin fines de Lucro y una Asociación de Beneficencia Privada, que son los “instrumentos legales” a través de los cuales operamos institucionalmente en el ámbito terreno.

 

Es necesario crear instrumentos jurídicos similares en todos los países donde tenemos presencia; hace falta promover la Obra en su conjunto, fortalecerla, difundirla, conseguir nuevos voluntarios para el servicio a Dios y a los más necesitados; personas que comprendan lo que quiso decir Jesús al expresar: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la Misericordia” (Mt 5,7).

 

Para eso necesitamos tu ayuda en esta campaña de donativos 2012, y nos resulta imprescindible contar con ella y con la de todas las personas a las que puedas tú motivar a contribuir con nuestra causa.

 

Estarás realizando una importante obra de misericordia corporal, y el Señor te la tendrá muy en cuenta cuando más lo necesites.

 

Muchas gracias, y que Dios te bendiga en abundancia.

 

 

Para conocer más sobre nuestro Apostolado: www.a-n-e.net

Apostolado de la Nueva Evangelización

Todos los Derechos Reservados 2012

QUIÉNES SOMOS

Además de recibirles cordialmente, de darles un plato de comida caliente, escucharles y hablarles de Dios, en algunos de estos CASANE se les brinda atención médica y medicinas de manera gratuita, se les regala víveres y despensas, ropa, y hasta se les presta servicio de duchas y peluquería.

 

Deseamos poder hacer que en todos nuestros CASANE se brinden todos esos servicios, y que en cada una de las ciudades donde nuestro Apostolado tiene presencia, se pueda abrir al menos un CASANE...

 

Pero eso requiere, entre otras cosas, de la revitalización de nuestro movimiento, de la coordinación de las actividades necesarias, de la motivación y capacitación de nuestros hermanos, y de la búsqueda de los recursos materiales que son indispensables para lograrlo.

 

 

     Siguiente

 

 

      Anterior